Saltar al contenido
Dinosauriosonline.com

Iberomesornis

El iberomesornis es un fósil de ave que se extinguió hace aproximadamente 125 millones de años.

Los científicos lo descubrieron gracias a sus restos, y se trataba de un género monotípico de aves, perteneciente al grupo Enantiornithes. 

Fue un ave que tuvo un tamaño igual que el típico gorrión que conocemos hoy día. Aunque los expertos lo consideran que ha sido más ágil y poseía más fuerza que las aves pequeñas de hoy día. 

El iberomesornis habitó en la época Cretácica inferior y se dividió en dos tipos: Iberomesornis e iberomesornis romerali, también conocido como Archaeopteryx. 

El nombre Iberomesornis a menudo se traduce al inglés como «Ave intermedia española», pero la primera parte del nombre en realidad se refiere a la Península Ibérica (también llamada Iberia), que incluye no solo España, sino también Portugal, Andorra y parte del sur de Francia.

La parte intermedia del nombre Iberomesornis es una referencia a cómo se considera que los Iberomesornis representan una etapa intermedia en la evolución de las aves antes de la aparición de formas más avanzadas más cercanas a las aves modernas.

Se cree que los antepasados de las aves aparecieron al menos en el Jurásico superior con formas similares a Archaeopteryx. Aunque poseían alas, estas formas aún más primitivas tenían colas largas en forma de dinosaurio, posiciones de hombros con una alineación más lateral que limitaba el rango de movimiento de las alas y carecía de un esternón óseo (cartilaginoso esternones en algunos son una posibilidad, pero esto no se puede probar definitivamente).

Sigue leyendo y conoce todo sobre el iberomesornis del viejo continente.

Iberomesornis características

Conocida y descrita como un ave entre 10 a 17 centímetros de longitud. Poseía una cola corta y la usaba como timón.

La cola se le llama «nariz de párroco», debido al perfil puntiagudo; es una estructura ósea formada de múltiples vértebras caudales fusionadas en una sola.

Se dividió en dos tipos: el primer iberomesornis y el segundo, y más avanzado Archaeopteryx (iberomesornis romerali).

El segundo fue mucho más veloz y más parecido a las aves de hoy día.

De hecho, las patas de Iberomesornis prehistórico presentaban esta misma constitución: tres de los dedos se dirigen hacia adelante y uno hacia atrás; es una de las primeras aves arborícolas. Tal cual como lo hacen hoy en día las palomas, loros, gorriones y demás.

Los iberomesornis poseían una estructura ósea formada de múltiples vértebras caudales fusionadas en una sola.

Los huesos de las extremidades superiores de Iberomesornis son muy parecidos a los de las aves que vemos hoy día.

Tenía una clavícula bien desarrollada para sostener los músculos propios del vuelo. Su caja torácica no se vió reforzada por procesos uncinados osificados pero si tenía procesos cartilaginosos.


TE VA A INTERESAR: Nombres de dinosaurios en orden alfabético


Gracias a su cola corta y la posición más alta del hombro, que le permitía una mayor amplitud de ala, mejoraban la maniobrabilidad en el vuelo, posibilitando giros y picados a gran velocidad.

Se caracteriza por una construcción del apéndice caudal también semejante al de las aves modernas.

El iberomesornis presenta una serie de ocho vértebras caudales libres, y una única pieza terminal (pigostilo). Este elemento está compuesto por las últimas vértebras caudales fusionadas, y tiene un tamaño relativo bastante grande en Iberomesornis si lo comparamos con sus parientes más modernos.

Si hoy día comparamos las aves que vemos en los bosques, o ver los papagayos encima de alguna rama, podemos afirmar que todo viene a raíz de los iberomesornis y aves prehistóricas. 

Tamaño del Iberomesornis

El tamaño de esta ave, no pasaba al del gorrión que conocemos hoy día. No obstante, era mucho más fuerte, según los estudios realizados.

La longitud de la columna axial es de ochenta y siete milímetros. En total el iberomesornis de la prehistoria tenía un promedio de 15 centímetros de longitud en tamaño adulto.

Colores del iberomesornis 

La pequeña ave de la prehistoria poseía colores neutros. Desde el azul claro, hasta el marrón claro con partes blancas.

El primer iberomesornis se parecía bastante al típico gorrión, no solo por su cuerpo, sino que sus colores eran casi idénticos. 

Iberomesornis hábitat 

Según los científicos esta ave iberomesornis, habitó cerca de las riberas de ríos y lagos.

Se encontraba en los márgenes de un lago poco profundo donde abundan los cocodrilos, peces y algunas tortugas prehistóricas. 

Los expertos han destacado que esta ave compartía el mismo entorno que otros vertebrados como los dinosaurios: Iguanodon y Pelecanimimus.

Su distribución exacta donde más fósiles se han encontrado, ha sido en la región de Serranía de Cuenca (España).

Alimentación del Iberomesornis

Este ejemplar se alimentaba de insectos y otros artrópodos.

Desafortunadamente los paleontólogos, hasta la fecha, no han podido encontrar cráneos de Iberomesornis. Por esta razón, no pueden asegurar cien por ciento de que se alimentaba dicha ave. Aunque gracias a sus restos encontrados, si pueden asegurar que era totalmente herbívora. 

Si nos enfocamos en que lugar se encontraba, ya que en Las Hoyas donde se encontraron sus fósiles, existían tipos de alimentos variados, desde otros animales más pequeños, como plantas. 

Imágenes del Iberomesornis

Haz clic en la imagen del iberomesornis para verla en alta calidad.

Las fotos del iberomesornis nos enseñan realmente como han sido las aves en la prehistoria y que sin duda podrían llegarlos a confundir con los gorriones de hoy día.

Si te gustó conocer el ave ibérica más antiagua del continente, entonces te encantará conocer al que muchos le conocen como el «pato de la prehistoria» el edmontosaurus.

Además debes conocer a los dinosaurios más curiosos de todos, el dracorex, paquicefalosaurio, gallimimus, oviraptor, y el gigantesco cocodrilo purussaurus.


¿Y tú qué opinas? Coméntalo debajo. 👇


error: El contenido está protegido