Saltar al contenido
Dinosauriosonline.com

El gran dinosaurio y el valiente pez 🐟

Disfruta de uno de los más hermosos cuentos de dinosaurios para niños y niñas que te enseñará a nunca darte por vencido. Además de cuentos cortos el pequeño pececito.

Al terminar de leer uno de los mejores cuentos infantiles de dinosaurios. Sigue disfrutando de nuestra categoría de cuentos sobre dinosaurios reales.

Cuentos cortos el pequeño pececito

Cuento de dinosaurios corto

Había una vez un pequeño y hermoso pez que vivía con su familia en un estanque común, dentro de un bosque. 

El padre del pequeño pez era el rey de todos los peces del estanque y allí pasaban sus días en paz y tranquilidad. 

Un día, un gran dinosaurio que también habitaba en el mismo bosque, por casualidad llegó al estanque. 

El dinosaurio tenía demasiada sed y comenzó a beber el agua del estanque. Bebió tanta agua que casi terminaba con toda la que había. 

Los peces del estanque, estaban bastante preocupados, porque pensaban que al día siguiente el dinosaurio volvería. Así que, fueron a hablar con su rey. 

El rey pez no encontraba una solución para dicho problema, pero contaba con un hijo que tenía ideas fantásticas. 

El pequeño pez, dijo: 

“Padre, tengo una gran idea. Voy a derrotar al dinosaurio”. 

El padre sonrió y dijo: 

“No te preocupes hijo, buscaré una solución”.

Al día siguiente, el gran dinosaurio volvió para seguir tomando agua, y de repente apareció el pequeño pez y le dijo:

“Amigo Dino, por favor, no sigas bebiendo el agua del estanque”.

El dinosaurio reía y dijo: 

“No me iré hasta terminar de tomar toda el agua”. 

El pequeño pececito no se rindió y no dejó de insistir. 

El dinosaurio al ver la insistencia del pequeño pez, le propuso un trato. 

Hagamos una carrera desde esta orilla hasta el otro extremo del estanque. Si gano, beberé toda el agua, pero si ganas tu, me marcharé y no volveré jamás. – dijo el dinosaurio

El pequeño pez con un corazón tan valiente, aceptó. 

El gran dinosaurio sabía que vencería muy fácil, ya que era muy grande. Pero no fue así.

Comenzó la carrera y el pequeño pez nadó tan rápido como pudo. El dinosaurio, sin embargo, era tan pesado, y lento dentro del agua, que por mucho que trataba avanzar, era más lento que el pez. 

El pez ganó la carrera y el dinosaurio decidió marcharse, para nunca más volver. 

El rey pez y los demás peces fueron testigos de la valentía del pequeño pez. 

Desde entonces, lo consideraron el pez más valiente de todos, y su padre le dijo: 

“Querido hijo, sé que algún día serás un gran rey. Todo el pueblo te querrá y cuidarás bien de ellos”. 

El dinosaurio y el pequeño pez cuento

Recuerda… No importa que sea difícil la circunstancia, siempre debes ser valiente, y creer en ti mismo.  

Si te ha gustado este cuento, sigue leyendo los cuentos para dormir de dinosaurios en la parte inferior. Además, de historias y cuento el dinosaurio y el pequeño pez


¿Y tú qué opinas? Coméntalo debajo. 👇


error: El contenido está protegido